miércoles, 5 de diciembre de 2007

Proto-robot argentino

Cuando Joni y Tomás volvieron de Buenos Aires (Argentina), además de cómics y buenas historias sobre coleguillas en el cono sur, se trajeron también una idea y un borrador. La idea es que dos amiguetes argentinos, Ernán y Otto, planean editar una gacetilla de robot en Buenos Aires, cosa que nos parece fabulosa y, obviamente tiene toda nuestra aprobación (¡Claro que sí, ni más faltaba!); el borrador es este ensayo que llamaremos el proto-robot argentino, un ensayo que resultó ser una sorpresa que Ernan les tenía preparada a Joni y a Tomás el día de su exposición. Bueno, dejémonos de abracitos y besitos gratuitos (esto no es un flickr) y pasemos a ver el borrador o proto-robot argentino (esperemos que envíen la robot argentina cuando la editen, en digital, para poderla colgar en este blog).


6 comentarios:

Paulo dijo...

Si señor, que buena robot!!

no tan buena como la paisa pero es apenas un boceto :P

cuando la saquueen que digan donde pa ir a recogerla y coleccioanrla desde la 1!!

robot dijo...

Paulo, pues ya salió la gacetilla argentina (nos acaban de informar desde Buenos Aires) y se llama Burlesque. Esperemos que los coleguillas argentinos informen donde podrán conseguir la gacetilla en Bs As. Por el momento anuncian que las mismas saldrán en digital, muy pronto, en esta dirección: www.burlesquecomics.com.ar

ernan dijo...

ey no quiero quedar como un petulante engreido, sobre todo por ese mito tan angustiante que se tiene de los argentinos, pero hoy despues de invitarle dos cervezas y apuntarle con un ak 47 paola power esta en el staff de robó argentino...digo burlesque, la robot argentina...
gracias truchafrita tu historieta nos a abierto las puertas del cielo
Saludos
Ernan
por si hiciese falta:
http://www.burlesquecomics.blogspot.com/

LarVa dijo...

Un brindis por ROBOT y su primo extranjero...

m .a . dijo...

a mi este me ha gustao mas que algunos de los últimos robós. ya.

robot dijo...

A mí algunos de los últimos robots son los que más me han gustado. Ahí está el asunto: no a todo el mundo le puedes gustar, y no todos desdeñan al robot, y eso así está muy bien.