miércoles, 28 de febrero de 2018

Un cómic sobre prostitución y desobediencia en la Biblia

El canadiense Cherter Brown es uno de los dibujantes de cómic más destacados del mundo, aunque su producción puede no parecer muy extensa sí posee una gran calidad y, sobre todo, cuenta con una carga erótica y sexual que la hace muy provocadora. En Pagando por ello (editado originalmente como Paying for it por Drawn and Quarterly, en 2011), por ejemplo, el autor se presenta como un auténtico putero y crea un diario de sus encuentros con prostitutas. Sin embargo, y aunque suene sórdido, Cherter Brown es absolutamente respetuoso en su relato con las mujeres que ejercen ese antiguo oficio, ganándose incluso la aprobación de asociaciones de prostitutas en Canadá y los EEUU. La tesis fundamental de Pagando por ello es que cuando dos personas adultas consienten un encuentro sexual, a cambio de una suma de dinero, no hay problema en ello. El tratamiento del relato es tan cuidadoso que deja por debajo cualquier juicio moral que pueda hacerse al respecto.
No contento con Pagando por ello, un libro que para muchos ha sido necesario y clarificador, aunque para otros provocador y hasta inmoral, Brown emprende el asunto de la prostitución de manera más profunda con María lloró sobre los pies de Jesús (editado en español por La Cúpula, en 2016). Se trata de una serie de relatos, diez en total, que hablan sobre la prostitución y la obediencia religiosa en la Biblia.


El libro sagrado ha sido motivo de innumerables revisiones a lo largo de los siglos, incluso de muy buenas adaptaciones al cómic como en el caso de la Biblia (el Antiguo Testamento y el Libro de las Revelaciones), de Basil Worverton o el libro de Génesis, de Robert Crumb. Sin embargo, lo que propone Chester Brown en esta serie de relatos en historieta es recalcar y, en algunos casos, revelar asuntos poco analizados. María lloró sobre los pies de Jesús está centrado en la historia de algunas mujeres, de la Biblia, que optaron por el camino de la prostitución, de manera voluntaria u obligada pero que con ello lograron una ventaja social: como en el relato de la adultera Betsabé; Rahab, la prostituta que en Jericó dio hospedaje y salvó a dos espías israelitas; a Tamar, nuera de Judá por dos veces y objeto del pecado de Onán; o la moabita Ruth y hasta la mismísima María, madre de Jesús.
Brown hace explotar una carga de profundidad que resuena en todo el libro: su hipótesis de que María fue una prostituta. Pero la serie de relatos, sobre prostitución en la Biblia, destaca también asuntos como la percepción que se tenía en la antigüedad sobre el trabajo sexual pagado, mucho más tolerante y hasta justificado. Además, los relatos sobre estas mujeres de la Biblia, que Brown reseña con un absoluto respeto, destacan sobre todo su coraje, valentía y dignidad.
María lloró sobre los pies de Jesús también cuenta con una serie de historias acerca de la obediencia: en la conocida historia sobre los hermanos Caín y Abel, la parábola de los talentos, la historia de Job y la parábola del hijo prodigo. Aquí Brown se aventura con otras versiones de estos relatos en un afán de explicar  que la desobediencia, soportada en la razón (o en el hecho de poseer cierta razón), como contraparte de la ciega sumisión, es premiada por Dios.
Ahora, sumado a los relatos en historieta sobre la prostitución y la obediencia en la Biblia, el libro contiene un largo y apasionante epílogo, en texto, en donde un Chester Brown muy bien documentado en textos antiguos, fuentes documentales y bibliográficas de diversa índole e investigaciones sobre los relatos bíblicos, explica una a una las afirmaciones, tesis y cabos sueltos que contiene la primera parte del libro, la que está dibujada en cómics. Su máxima argumentación va en dirección hacia lo que el autor considera lo que ha sido una total, y casi sistemática, tergiversación de los textos bíblicos (o del mensaje de quienes lo escribieron o, incluso, del verdadero mensaje del mismo Jesús) a lo largo de los siglos, desde Antiguo Testamento y, sobre todo, desde la fundación y puesta oficial del cristianismo.
El dibujante canadiense, de la mano de sus relatos en cómic y de la larga y bien sustentada argumentación en el epílogo, invita al lector a abrir los horizontes de su mente y a pensar en otras posibilidades, otras explicaciones, más allá del relato bíblico oficial o, mejor, de los cientos o miles de enmiendas, “correcciones”, sustracciones y tergiversaciones que se han hecho a lo largo de los siglos. Apelando quizás –aunque Chester Brown no lo afirme en su libro– al hecho de que si lo cristianos han creído, por siglos, la historia de que un hombre muerto en una crucifixión romana fue concebido por una virgen (y virgen continúo después de concebir) y que, a pesar de lo fantástico que pueda sonar, después de muerto haya resucitado a los tres días, no debería ser tan difícil considerar otro tipo de versiones dentro de todo el cuerpo de creencias del cristianismo.
Para Chester Brown la figura de Jesús es histórica, más no divina. Esto le permite situarlo en un lugar y en un tiempo, además de que le permite aceptar sus enseñanzas e intentar presentar otra versión de los acontecimientos, como el hecho de que la madre del crucificado haya sido una prostituta. En este punto específico, que puede caer realmente mal al creyente, Brown apela entre muchas otras explicaciones a la especial defensa que hace Jesús, en sus predicas, a las mujeres y, en particular, a las prostitutas.
La configuración formal de María lloró sobre los pies de Jesús es muy sencilla: la ya comentada división entre los relatos bíblicos, escogidos por el autor, dibujados en cómic y el epílogo de explicación, documentación y argumentación, en texto. La configuración de las historietas es de cuatro viñetas por página, en donde abundan los planos medios y enteros con pocos detalles dibujados en las viñetas; un dibujo muy lineal, a blanco y negro, y hecho con plumilla y, finalmente, una anatomía de personajes casi caricaturesca (mucho más que en sus obras anteriores) que le imprime sencillez al asunto formal y le da protagonismo al fondo, a la historia, a lo que realmente quiere decir con esa serie de viñetas dibujadas.
Al igual que su anterior libro, en María lloró sobre los pies de Jesús Chester Brown apela, sobre todo, al debate. Claro que es un libro provocador y, por supuesto, que su autor intenta justificarse frente a su particular y personal gusto por la prostitución (como lo hizo de manera absolutamente directa en Pagando por ello). Pero esa justificación si se quiere la hace, primero, con un respeto por lo que cuenta y a quienes involucra en sus relatos (incluso a quienes imagina que pueden ser sus lectores) y, segundo, por la vasta documentación a la que apela y que lleva el debate a la altura de los documentos e investigaciones históricas más que al considerable, aunque llano, fanatismo.

Álvaro Vélez (truchafrita)

No hay comentarios: